viernes, 2 de junio de 2017

APH OC - La cuestión



Relato y comentario sobre la relación entre Argentina e Inglaterra contado en términos hetalianísticos

El Virreinato del Rio de La Plata se creó en 1776, el mismo año de la independencia de Estados Unidos del Imperio Británico. ¿Casualidad? No. El Imperio Español consideró oportuna esta situación para crear el nuevo Virreinato. Aprovechó la distracción de Inglaterra para crearlo. La zona del Virreinato del Rio de La Plata, actual Argentina, Uruguay, parte de Paraguay y Bolivia, era una zona, sobre todo más al sur, de alto riesgo a las invasiones, debido a su lejanía con el centro del Virreinato del Perú, del que dependieron hasta 1776. Entonces, España aprovechó el momento. A pesar de que Montevideo era la candidata ideal para ser la capital (por cuestiones geográficas), se terminó eligiendo Buenos Aires como capital. Entonces el Imperio Español pasó a tener cuatro virreinatos, en lugar de tres. Nueva España, Nueva Granada, Perú y Rio de La Plata, esos eran sus “pequeños grandes niños”.
La verdad es que Virreinato del Rio se La Plata siguió sufriendo de invasiones tanto de parte de Portugal como de Inglaterra. Y la poca atención que España le brindaba contribuyó un poco en eso.
Banda Oriental (actual Uruguay) era codiciado por Portugal. Siempre lo fue. En parte porque Portugal siempre quiso tener un margen del Río de La Plata y en parte, porque hetalianísticamente hablando, creo que veía a su pequeño Brasil muy solitario en un gran territorio, y sabía que la presencia de Banda Oriental a su lado, haría de este pequeño un ser más feliz. Se harían amigos, y no tendría que preocuparse porque su pequeño Brasil se sintiera tan solitario en su ausencia.
Lo que no sabía era que, por el otro lado de los límites, tan fantasiosos en esa época, pasaba lo mismo. España había hecho criar juntos a Rio de La Plata (actual Argentina) y Banda Oriental, debido a que había reflexionado, con que, al ser los que estaban más al sur del continente y, por ende, más alejados del resto, sería bueno que estuvieran uno junto al otro siempre, para protegerse de los invasores.
La independencia de Estados Unidos caló muy hondo en Inglaterra. Inglaterra no es un ser que se deje llevar fácilmente por sus sentimientos, pero, desde esa guerra de independencia algo dentro de él pareció romperse. Supongo que esto contribuyó para que se cerrara, más de lo que ya estaba, el corazón de Inglaterra hacia los demás. Confiás una vez, y sentís que te decepcionan y encima, no sos un ser que de por sí demuestre sus sentimientos más profundos, entonces todo te debe resultar el doble de difícil. A partir de acá, Inglaterra se cerró a sus propios sentimientos y se concentró en su economía y en el poder que ésta le podría  brindar. Y que así lo hizo, a partir de la revolución industrial y la conquista de territorios alrededor del mundo.
Hasta acá todo bien. No se han cruzado, bueno, casi, más allá de las numerosas invasiones fallidas que Inglaterra intentó contra Rio de La Plata. En algunas se retiró por voluntad propia y, en otras, lo echaron a patadas. En Argentina se recuerda con mucho orgullo las invasiones de 1806 y 1807, porque Buenos Aires supo deshacerse de los invasores muy valientemente. Montevideo también fue invadida, y también supo liberarse y salir airosa.
Desde el punto de vista hetaliano, Rio de La Plata era solo un niño, de apariencia de unos 5 años de edad, la primera vez que vio a Inglaterra. Y a pesar de verlo con su embarcación y traje de pirata, y, muy a pesar de que España le había repetido una y otra vez, incansablemente, que; ‘no hables con extraños’, él lo observó llegar a la orilla y decidió decirle un tranquilo ‘hola, ¿quién sos?’. De la cual, Inglaterra esbozando una sonrisa y pensando del nivel de inocencia del niño, respondió ‘soy un amigo’.
Así fue, creo yo, hasta la primera invasión, donde Rio de La Plata entendió que no venía en son de paz. Pero a pesar de todo, cuando Rio de La Plata creció, y comenzó a hacerse cargo de sus problemas, entendió que podía hacer buenos negocios con Inglaterra, para contrarrestar los límites que España le ponía a su economía. Es decir, negociaban a sus espaldas, pero no es como que a las colonias de España les quedara otra opción. Así que entre invasiones, reconciliaciones, negocios secretos y una aparente pero turbulenta amistad se desarrolló su relación en época de virreinato.
Les gustaba pasar tiempo juntos, no se llevaban del todo mal, Rio de La Plata era un niño muy curioso y le gustaba preguntar de todo y a Inglaterra no le molestaban dichas preguntas, porque lo hacían sentir como un viejo sabio al responderlas. El niño era simpático y agradable, a veces hablaba demasiado pero disfrutaba mucho el silencio de sus momentos de siesta. Creyó que podría ser una excelente colonia para él, pero, para su desgracia, ese fue un deseo que nunca pudo concretar. Y a Inglaterra, al gran e inteligente Inglaterra no se le tiene que negar nada (vamos, que todos los países tienen su gran pequeño ego).
Además, estaba esa obsesión del niño, de hablar casi todo el tiempo de lo genial y cariñoso que era España. El susodicho nunca estaba, pero Rio de La Plata hablaba de él todo el tiempo, dejando entrever que su ausencia la sentía, y mucho. En pocas palabras, España casi no lo visitaba pero el niño lo quería demasiado y lo extrañaba y eso lo hacía sentir un poco solitario, a pesar de estar con sus hermanos. Inglaterra vio una gran posibilidad ahí, encontró un hueco entre la colonia y la metrópoli española en donde podía hurgar. Lo creyó posible con la invasión de 1806, en los primeros momentos, en los primeros días de conquista al decirle que él sería un mejor ‘padre’ y ante el silencio sepulcral del niño ante el shock de no esperarse una invasión, de ya un ‘viejo amigo’.  Pero cuando Buenos Aires se organizó y lo echó a patadas cambió un poco su opinión, aunque no lo suficiente como para que no organizara una segunda invasión, y una tercera (pero ésta última solo en los papeles).
Lo importante era, romper esa relación, entre Rio de La Plata y España para poder aprovecharse de eso y pasar a verse como un héroe, que valoraría más el cariño de la colonia. Pero nunca lo logró. El cariño entre Rio de La Plata y España nunca se rompió, incluso después de la independencia de las Provincias Unidas del Rio de La Plata. Incluso hasta hoy en día.
Que Inglaterra miraba esa relación y le recordaba la suya con Estados Unidos, puede ser. Pero Estados Unidos y Argentina son muy diferentes, son similares en algunas cosas sí, pero en su forma de querer son muy diferentes. Inglaterra lo observó y lo comprobó.
Después de la independencia de Rio de La Plata (en donde éste tenía una edad aproximada de 12 o 13 años humanos) del Imperio Español, a la cual Inglaterra aplaudió pero, a la vez, le costó soltar el reconocimiento de Rio de La Plata como nación, y a duras penas lo hizo varios años después, intentó ser amable con él. Sí, esa amabilidad de todo Imperio que conlleva grandes intereses económicos detrás.  Pero, fue una amabilidad no muy amable, digamos. La independencia ocurrió en 1816. La invasión a Malvinas fue en 1833. Es decir, ‘te reconozco como una nación libre y soberana pero a la vez te invado tu propio territorio, heredado de España, y me cago en lo que estoy diciendo y en los tratado que he firmado contigo’.  ¿Doctrina Monroe dónde estás? ‘Se fue de vacaciones’, dijo Estados Unidos.
Así que sí, este relato tiene sus idas y venidas, y va a seguir siendo así. Argentina ya como nación libre y soberana pero, ¡esperen! Inglaterra logró su cometido, ese que nunca iba a lograr, invadir Rio de La Plata pero no, no es territorio continental, no cuenta. ¿o sí? Malvinas es argentina según Argentina. Esto realmente cuenta. Por lo menos cuenta para el ego de Inglaterra.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un punto a favor del orgullo de Argentina fue lo que se llamó la Batalla de La Vuelta de Obligado (20 de Noviembre de 1845). Argentina se enfrentó a una fuerza anglo-francesa que quería comercializar en los ríos interiores del territorio. La batalla fue perdida por Argentina pero la flota anglo-francesa nunca pudo cumplir su objetivo teniendo que volverse con las manos vacías (No es casualidad que el 20 de Noviembre se conmemore el Día de la Soberanía Nacional en Argentina).  Argentina se sintió orgulloso de su fortaleza y de haberle dicho un gran y ruidoso ‘POR ACÁ NO PASARÁN’ a dos viejos europeos acostumbrados a hacer siempre lo que quieren.


En fin, Argentina e Inglaterra, después de varias idas y venidas, se fueron acercando cada vez más. Argentina necesitaba de empréstitos para crecer, o por lo menos eso se creía en ese momento, e Inglaterra era el único en condición de brindarlos y, además, quería vigilar lo que Argentina hiciera, y los préstamos eran la excusa perfecta para hacerlo. Argentina siempre hizo lo que quiso en tema financiero, siempre fue un descontrol.  Inglaterra fue sumamente medido con su economía y hacía cuentas por doquier para terminar con los números en verde. ¿Cómo pudieron encajar tan bien con sus economías? Es fácil, porque sus economías eran complementarias. El modelo agroexportador implementado en Argentina, los beneficiaba a ambos.  Eso no quiere decir que Argentina no metiera en problemas a Inglaterra, por algo Inglaterra tuvo que salvar a la Baring Brothers en Argentina durante el Pánico de 1890, una de las tantas crisis financieras que tuvo Argentina durante toda su historia. Pero, ¿cómo puede ser que Inglaterra se equivocara en temas financieros?, no, corrección, ¿cómo puede ser que Argentina hiciera a Inglaterra equivocarse?.  Tal vez Inglaterra se dejó llevar un poco por aquél joven tan simpático y amable, que lo convencía de muchas cosas mediante la palabra.
Supongo que esta época fue la mejor época de sus relaciones, aunque nefasta para la historia argentina (Argentina tendría unos 15 o 16 años en edad humana) Ellos se llevaban realmente bien, se complementaban  y tenía una relación muy fluida. Digamos que se agradaban el uno al otro. Y es ahí donde viene el problema. Argentina es muy pasional y emocional, considera a España su hermano mayor aunque realmente no lo sea, considera a Italia como sus hermanos mayores aunque realmente no lo sean, Uruguay es su hermano del alma, aunque sean dos países diferentes, y así, con todo y con todos. Estar cerca de Inglaterra, compartir momentos con él, ver que, después de todo ‘no era un monstruo como parecía ser’, hizo que cayera en sus brazos, por decirlo de alguna manera y que realmente sintiera una debilidad por él. Pero, vamos a ser sinceros, en el pasado, Inglaterra no se había comportado del todo bien con él, pero la pasión no entiende de razones. E Inglaterra es un tipo inteligente, y se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo.  Acá viene la duda. Argentina lo quería, y más que eso, Inglaterra no se hizo el tonto, de hecho lo aceptó, pero no lo correspondió internamente. Pero igual estuvieron juntos. Hoy en día si le preguntás ambos sobre esto, seguramente lo negarían, como si nunca hubiera pasado. Este flirteo duró mucho años (50 aproximadamente), en secreto, porque ninguno quería arruinar su imagen, sobre todo el inglés que consideraba tener una imagen impecable de su persona, y estar con un país que no fuera del ‘primer mundo’ sería negativo para él.
Argentina lo aceptaba por momentos, y por momentos no. Pero respetaba la decisión de mantenerlo en secreto, a él también le convenía que nadie supiera nada. Sobre todo por España que pondría el grito en el cielo (A España nunca le agradó que Inglaterra se acercara a sus colonias y, más tarde, a sus ex colonias y a Argentina le seguía importando y mucho la opinión de España)
La relación fue así, desde fines del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial. Cuando Inglaterra volvió después de la Segunda Guerra Mundial todo se rompió.
Aquel joven que lo miraba con los ojos ilusionados y llenos de amor, lo comenzó a mirar diferente, con resentimiento y desconfianza. ¿Qué había ocurrido?
En primer lugar, Inglaterra volvió con muchas preguntas, hablando con Estados Unidos, se preguntó porque Argentina que lo apoyó durante la guerra, decidió apoyar también a Alemania, su enemigo dentro de la guerra. ¿Qué es eso de refugiar a los nazis?, en pocas palabras.
En segundo lugar, Argentina a partir de 1945 tuvo un nuevo gobierno, con una nueva perspectiva y una nueva consideración acerca de la relación que Argentina mantenía con Inglaterra.
Argentina cambió su opinión. Decidió pensar con su cabeza y no con su corazón. Y así, le cerró la puerta a una relación que había durado muchos años.
No se puede saber con claridad si Inglaterra se sintió traicionado por este cambio de actitud, pero lo cierto es que Inglaterra ya no era el rey del mundo, el que controlaba y manejaba todo, y entonces esto hizo preguntarle, ¿Argentina sólo lo quiso por su poder? Es una duda que nunca va a resolver. Según el historiador Eric Hobsbawn, la prosperidad económica de Argentina cayó junto con la caída del Imperio Británico. Argentina había sido él último país de Latinoamérica en quedarse a su lado, a pesar de que ya en 1913, mucho antes que la Segunda Guerra Mundial, se había visto una gran pérdida de poder de parte de Gran Bretaña, tomada por Estados Unidos. Y Argentina seguía ahí, prefiriendo hacer negocios con él, antes que con Estados Unidos u otros países. Argentina fue un gran apoyo durante la Segunda Guerra Mundial, le comercializó comida y le envió un escuadrón para defender Londres, entonces, ¿por qué ese distanciamiento?
Argentina y Estados Unidos nunca se llevaron bien. En un primer momento se agradaban, cuando ambos eran jóvenes y soñadores. Pero a medida que fueron creciendo, se distanciaron y cada uno hizo la suya. Eran muy similares en carácter y energía, pero muy diferentes en procedimientos y emociones.
Puede que a Estados Unidos nunca le agradara la relación que Argentina tenía con Inglaterra, así que le vino como anillo al dedo el distanciamiento de Argentina y su nuevo gobierno. El que haya refugiado a nazis fue la excusa perfecta (aunque él también lo haya hecho pero shh, ¡eso no lo debe saber nadie!). En fin, esta ruptura fue una buena noticia para él.
Argentina se mantuvo alejado, a pesar de la aparente decepción por parte de Inglaterra, el cual pensó que había tomado una decisión claramente errónea.
Intentaron derrocar al jefe de Argentina, con indirecta participación del inglés, pero no se logró. Tal vez fue otra decepción para Inglaterra, el cual esperó pacientemente que Argentina se arrepintiera de sus dichos y sus actos. Pero éste nunca se arrepintió.
Y cuando la Dictadura llegó, (Argentina con unos 17 años en edad humana aproximadamente), cometieron un error que ambos pagarían. Una guerra, absurda guerra, en la que ambos perdieron. Argentina un poco más, tal vez. Creo que Inglaterra se esperaba una declaración de guerra de casi cualquier país, menos de Argentina.  A Argentina le gustaba lucharla, lucharla, pero no hacer guerras.  En las últimas décadas había sido un país pacífico que se había mantenido a raya de los conflictos mundiales. Hasta ese momento, y justo fue con él. Argentina nunca fue su colonia, pero había sido tan cercano a él justo casi como una, pero que de esto Argentina ni se enterara porque lo que más odiaba y le enfurecía es que lo comparara con una de sus colonias.
En fin, después de esa guerra todo se volvió el doble de difícil. Hasta hablar, algo que habían hecho siempre y tan fácil, se volvió difícil. Las miradas ya no eran las mismas, todo se volvió resentimiento y dolor. E, Inglaterra de pasar a ser la imagen de una época próspera y maravillosa para Argentina, pasó a ser la imagen de una guerra desesperada y dolorosa.
Inglaterra prefirió borrar todo viejo recuerdo de la relación pasada con Argentina. Y Argentina directamente la anuló, sigue presente en su mente pero la niega. Luego de unos años, se vuelven a hablar, reabren sus embajadas y se ponen en contacto de vuelta. Se miran, y todo se vuelve melancólico, por lo menos para Argentina, para Inglaterra ‘lo pasado pisado’ y punto. Y es, en ese momento, en que se dan cuenta de que ambos son muy diferentes. Y que las cosas ya no van a ser las mismas.
Lo siguiente es mantener una relación coherente y saludable, pero sin hablar, porque hablar significa pelearse por Malvinas, un golpe monotemático a su relación, luego de la guerra (y creo que también lo hacen para no tener que hablar del ‘pasado’). Así que para Inglaterra es mejor quedarse callado, y pensar que él tiene la razón en todo y punto. Porque hablar con Argentina puede ser realmente un dolor de cabeza y hasta te puede convencer de que las vacas vuelan si lo deja hablar, así que mejor mantenerse callado y cerrar los oídos cuando él esté cerca. Argentina quiere hablar, pero no puede hablar solo, así que prefiere esperar, así tenga que esperar toda la eternidad, lo va a hacer.

Bueno, en primer lugar quiero hacer una aclaración, cuando digo ‘hetalianísticamente’ me refiero a que voy a comentar considerando a los países como si fueran personas, es decir, como sucede en Hetalia que los antropomorfiza y con ello, humaniza también todas sus emociones y personalidades.
En segundo lugar, se viene una serie de aclaraciones; el texto está hecho con una versión personal pero a la vez mezclada con datos verídicos (aunque me quedó un híbrido, parece informativo, con un tono sarcástico y hacia el final parece un fanfic xD), por eso por momentos aparecen fechas o nombres de cosas que realmente existieron. Pero vendría a ser una interpretación hetaliana de la historia si se me permite decirlo. Mucho de lo que está escrito, fue leído de historiadores como Eric Hobsbawn, Felipe Pigna, Ema Cibotti (la cual tiene un libro que habla pura y exclusivamente de su relación), entre otros. Pero no he escrito tal cual las ideas de estos autores, sólo las he interpretado.
En tercer lugar, quiero hacer este tipo de texto con varios países, por lo pronto solo tengo en mente a España (el texto ya está comenzado e incluye headcanons también) y Uruguay para los próximos (a Italia no lo cuento porque la relación ya se explica mediante el fanfic “Un attimo di pace” que tiene el mismo objetivo que este relato y el cual va por el segundo capítulo y voy a seguir escribiendo)
En cuarto lugar, voy a hacer una lista de headcanons con respecto a ellos dos, y con ánimo de complementar este relato. En fin, ahí les va;
    -          Argentina admira de Inglaterra su orden y medición para todo. E Inglaterra admira la pasión en la que Argentina se envuelve para hacer ciertas cosas. Ninguno de los dos lo va  a admitir nunca frente al otro, es solo un pensamiento que tienen.
    -          Inglaterra considera, para sí mismo, que el hecho de que Argentina nunca haya sido su colonia es como clavarle una pequeña aguja a su ego, no lo pincha, pero es realmente molesto cuando lo recuerda.
    -          Argentina se siente orgulloso de pocas cosas, pero de lo que más hace alarde es de haberle ganado a Inglaterra en las invasiones de 1806 y 1807 sin poseer casi armas frente a un ejército especializado. Inglaterra no habla del tema. Argentina también recuerda la Vuelta de Obligado que, si bien no salió victorioso, ni Francia ni Inglaterra pudieron ‘salirse con la suya’.
    -          Inglaterra no odia a Argentina, de hecho le agrada, pero prefiere no decírselo.
    -          Argentina es de la boca para afuera odio a Inglaterra; pero hacia adentro admira muchas cosas de él. Pero el odio igual está presente y, para Argentina, lo envuelve todo.
    -          Inglaterra considera que hay una diferencia entre el ‘odio’ y el ‘resentimiento’, mientras que el odio perdura a través de los años, el resentimiento es algo pasajero. Inglaterra cree que lo de Argentina con él es resentimiento y en algún momento se le va a pasar, y no odio como Argentina dice tener.
    -          Argentina se sintió ‘enamorado’ una sola vez. Sí, ya saben de quien.  (“Me enamoró con sus palabras, me destrozó con sus acciones” – Frase de Frida Kalho, aplicable a este caso)
    -          Inglaterra cree fervientemente que ‘los países no deben enamorarse porque si no le ocurren desgracias’. Es algo que aplica estrictamente con él mismo y en una ocasión, se lo llegó a decir a Argentina, pero éste nunca le hizo caso.
    -          En la época en la que mejor se llevaban (fines de siglo XIX- 1945), cuando Argentina iba a visitar a Inglaterra a Londres, y se peleaban (que ocurría muy seguido) Argentina escapaba a París, solo para molestar a Inglaterra, el cual lo iba a buscar para llevarlo a Londres, de vuelta. En pocas palabras, Argentina le intentaba dar celos con Francia. (más tarde hablaré de esta relación tan particular con Francia jaja). A Francia le divertía hacer esto, solo para ver cómo Inglaterra se enojaba (me encanta también la relación de estos dos jaja). Par de histéricos
    -          Argentina, en sus conversaciones íntimas con Inglaterra a veces le mencionaba a Estados Unidos, sólo para ver la reacción que hacía cuando se lo mencionaba.(puro morbo noma’)
    -          Argentina se sintió muy decepcionado cuando, al cumplir su centenario (1910), invitó a Inglaterra y éste no fue debido a que su rey había fallecido. Igualmente lo disculpó, y más tarde juntos observaron el regalo que Inglaterra le había hecho construir en pleno Buenos Aires (la famosa ‘torre de los ingleses’)
    -          Frente a esta famosa torre, luego de la Guerra de Malvinas, Argentina hizo construir un monumento homenajeando a los caídos en Malvinas, el monumento fue hecho mirando hacia la torre a propósito, internamente, preguntándose el ¿por qué?
    -          Inglaterra le intentó enseñar cosas sobre economía a Argentina, y,  viendo el desinterés del joven finalmente desistió después de un largo tiempo de intentarlo.
    -          En el tiempo que pasaron juntos y mejor se llevaban, Inglaterra le enseñó  muchos deportes a Argentina como, el fútbol, el polo y el rugby. Se dio cuenta enseguida que Argentina era muy apto para el deporte, y, por dentro, le alegra ver que Argentina es feliz haciendo deportes que él mismo le enseñó. (esto a sonado a muy hermano mayor xD)
    -          Este headcanon involucra a un hermano de Inglaterra; República de Irlanda cada vez que ve a Argentina lo llama ‘Cuña’, así, como suena en español. Solo él, Argentina e Inglaterra saben lo que significa, y es obviamente un acortamiento de la palabra ‘cuñado’, básicamente lo hace para molestar a Inglaterra, y éste, claramente explota cuando lo hace. Argentina no dice nada al respecto, prefiere reírse. (Amo al irlandés jaja)
    -          Inglaterra fue el primero en enseñarle a navegar barcos a lo que era entonces, Rio de La Plata. España nunca lo hizo porque consideraba que era un peligro enseñarle a navegar a  un niño tan pequeño.  República de Irlanda le enseñó todo el resto en materia de navegación a Argentina (¿Les suena William Brown?)
    -          Durante la época –fines de siglo XIX  hasta 1945- Argentina e Inglaterra se escribieron muchas cartas. Luego de la Guerra de Malvinas se pusieron de acuerdo para juntarse y quemarlas todas.  Así lo hicieron
    -          Para un cumpleaños de Inglaterra, Argentina le regaló una bufanda color rojo (en referencia al color de su bandera, no la de RU, sino la de Inglaterra). Inglaterra la usó un tiempo, pero luego la perdió. Nunca la pudo encontrar de vuelta, por lo tanto no sabe qué sucedió realmente con ese regalo.
    -          Mientras  Argentina e Inglaterra se llevaban realmente bien, Argentina se hizo muy amigo con unos de los hermanos de Inglaterra, Gales. Hasta hoy en día perdura la amistad pero casi no se ven.
    -          La primera vez que Argentina se puso ebrio fue con Inglaterra. Debido a que los Italia nunca lo dejaron beber alcohol porque consideraban que era menor para beber. Inglaterra nunca le puso restricciones para que bebiera cuando estaba junto a él.  (Bueno, Inglaterra no es el mejor ejemplo cuando se trata de beber)
    -          A Argentina le gusta la música británica. Esto lo descubrió hace algunos años Inglaterra y ahora cuando quiere callar a Argentina en una discusión, comienza a cantar un tema de los Beatles o algún otro grupo, Argentina se calla…pero solo por un momento.  (No lo hace en todas las discusiones claro está, sino parecerían unos locos jaja)
    -          Una vez Argentina soñó que se despertaba y tenía las mismas cejas pobladas que Inglaterra (todas las ex colonias de Inglaterra tienen cejas pobladas, excepto por algunas excepciones), por suerte solo fue una pesadilla. Le daba vergüenza contarlo, así que sólo se lo contó a Uruguay (la confianza que le tiene a éste es mayor que la que le tiene a los demás), el cual al ver la forma preocupada en que se lo contaba se le rió en la cara. (Igual te queremos yorugua <3 jaja="" p="">
    -          El tercer y único país que sabe del ‘flirteo’ entre Argentina e Inglaterra, es Uruguay. Debido a que Argentina le contaba todo, cuando se peleaban, cuando discutían, cuando se reconciliaban y cuando estaban juntos (sí, toda una telenovela). Argentina le hizo prometer a Uruguay, que aunque le preguntaran, él nunca contaría nada. Hasta ahora lo viene cumpliendo. Secreto sepulcral para Uruguay (Quién no quiere tener un hermano así?? T-T jaja). En cambio, Gales, República de Irlanda, EEUU y España siempre tuvieron alguna que otra “sospecha”.
    -          Argentina nunca aprendió a hablar inglés perfectamente. Cuando se tenían confianza, Inglaterra siempre lo molestaba con esto, porque al argento le costaba pronunciar bien algunas palabras. (Aún le siguen costando)
    -          Argentina tenía una relación muy fluida con Malvinas antes de la guerra. De hecho, Argentina se encargaba de varias cosas con respecto a las islas. En 1972 (10 años antes de la guerra) se firmó una tratado con Inglaterra para que se produjeran varios vuelos desde las islas a tierra argentina (y viceversa). Por otro lado, existen versiones de la historia que dicen que Inglaterra evaluaba compartir las islas. Todo esto se terminó con la llegada de la guerra.
    -          Argentina considera que Patagonia, Islas Malvinas, Georgia y Sandwich del Sur son hermanos de sangre directos.
    -          Argentina mencionó una frase luego de la guerra que resume claramente sus sentimientos: “Luego de la guerra mi corazón se apagó”
    -          Inglaterra no le teme a la fuerza física que pueda poseer Argentina (a su ejército) le teme más a los sentimientos y a la forma que tiene de demostrarlos. A partir de este pensamiento y luego de la guerra de Malvinas, Inglaterra se mantiene estricto en el contacto que pueda tener Argentina con Malvinas, no quiere que se le acerque bajo ningún término por miedo a que Malvinas pueda encariñarse con él. La mantiene aislada casi todo el tiempo.  
    -          Malvinas utiliza la palabra ‘argie’ (de origen escocés) para nombrar despectivamente a Argentina. Inglaterra ha adoptado esta forma de nombrarlo y cuando discuten o simplemente quiere hacerlo enojar lo llama ‘argie’ igualmente. (aunque es raro porque suena cariñosa la palabra pero en el fondo es despectiva wtf). También existe la frase ‘argie/argy bargy’, que hace referencia a ‘pelear con…(Argentina)’
    -          Cuando Argentina va de visita al cementerio Darwin (cementerio donde se hallan las tumbas de los soldados argentinos caídos en la guerra de Malvinas), lo hace siempre en compañía (y vigilancia) de Inglaterra. Lo acompaña hasta la entrada, pero mientras que Argentina entra y permanece allí, Inglaterra se queda en la entrada, del lado de afuera, observándolo. Malvinas no participa de esto, por orden de Inglaterra.
    -          Argentina tiene en una parte de su cuerpo tatuada la imagen de las islas Malvinas. Inglaterra no tiene idea acerca de esto.
    -          Es muy raro que Argentina llame a Inglaterra por su nombre (ya sea Inglaterra o Arthur), generalmente lo llama ‘pirata’, en español obviamente, e incluso lo ha hecho en reuniones y  frente a otros países. Claramente, no hace falta decir que a Inglaterra le molesta. (Por cierto, a veces también lo llama ‘Inglaperra’, pero solo en muy rara ocasión)
    -          A Inglaterra le gusta cómo cocina Argentina, Argentina sabe hacer cocina italiana, francesa y española, debido a la mezcla de culturas que tiene, justo del gusto de Inglaterra. En cambio, Argentina nunca pudo comer la comida preparada por Inglaterra. Argentina no llega a tener un ‘paladar gourmet’ pero tampoco come cualquier cosa. (Lo siento Iggy, la verdad es cruel jaja)
    -          En el último mundial de fútbol (Brasil 2014), Inglaterra apoyó a Argentina en la final. Esto se debió principalmente a que Inglaterra mantiene una fuerte rivalidad en términos futbolísticos con Alemania (ojo, con Argentina también pero parece que es un poco menos). Argentina nunca se enteró de que lo apoyó en la final.
    -          Inglaterra se siente orgulloso de algo: En su Banco Nacional permanece guardado desde 1806 el tesoro Nacional de Buenos Aires. Este tesoro fue robado durante la primera invasión inglesa y aún lo conserva con mucho recelo. Está claro que Argentina no puede tener acceso a él, ni siquiera entrar al banco.
    -          Cuando Argentina era más joven, Inglaterra lo describía con la siguiente frase: “carita de ángel, carácter de demonio”
    -          En una ocasión, en una reunión de Naciones, como Inglaterra se negaba a hablar del asunto de Malvinas, Argentina comenzó a cantarle prácticamente a los gritos la “Marcha a las Malvinas Argentinas”. Lo acompañó así durante todo el trayecto. Inglaterra intentó callarlo, y, al final, prefirió taparse los oídos hasta que llegó a destino. (https://youtu.be/9DFPp3Dqjkk )
    -          Argentina e Inglaterra están en conflicto por las islas del Atlántico sur; Islas Malvinas (que se compone de dos islas), Islas Georgia del Sur e Islas Sandwich del Sur. Malvinas/Falklands tiene aproximadamente 13 o 14 años en edad humana (2000 habitantes aprox) e Islas Georgias del Sur e Islas Sandwich del sur (se compone de un personaje a mí entender), es un bebé y es varón (y tiene 40 habitantes aprox). Antes de la Guerra de Malvinas, Argentina e Inglaterra mantenían una relación fluída con la isla y entre ellos,y le pusieron el nombre humano en conjunto, su nombre es Elizabeth, Inglaterra la llama cariñosamente ‘Lizzie’, mientras que Argentina le puso de apodo ‘Eli’. El nombre humano de Islas Georgias del Sur e Islas Sandwich del Sur, se lo pusieron después de la guerra y genera un conflicto porque tanto Inglaterra como Argentina les pusieron nombres por separado. Mientras que Inglaterra lo llama William, Argentina lo llama Juan. Un punto aparte: Inglaterra cree que Argentina lo llamó Juan por Juan Domingo Perón, ex jefe de Argentina al que Inglaterra no le cae para nada bien, por lo tanto lo ve como una provocación. La realidad es que esto no es así, Argentina sólo le puso ese nombre porque es un nombre muy tradicional en su cultura. (Dejá de ver fantasmas donde no los hay, Artie)
    -          Existen tres canciones que representan muy bien los sentimientos que Argentina tiene hacia Malvinas; una canción es “No Air” de Jordin Sparks ft. Chris Brown (https://youtu.be/cKnxlkgFbjQ la mejor traducción que pude encontrar :/), las otras dos son canciones de Abel Pintos y se llaman “No me olvides” y “Aquí te espero” (https://youtu.be/i7Y2o-0s9Jk   /   https://youtu.be/chvyqg6mVt8 ).  Siempre en un sentido fraternal, aunque sean canciones más bien románticas. Pero no olviden que Argentina considera a Malvinas como su hermana menor.
    -          Aunque parezca extraño, a Argentina le encanta tocarle las cejas a Inglaterra (dice que son ‘esponjositas’), también dice que eso lo relaja bastante. Claro que, Inglaterra siempre lo mira raro e intenta apartarlo cuando Argentina lo hace (A Arthur no le gusta que le toquen las cejas, aunque parezca obvio). Una vez leí por ahí, no sé si es canon o no, que las cejas de Inglaterra representan a sus colonias o “posesiones de ultramar” por lo tanto, esto está relacionado directamente con Malvinas.

Fuentes de información:
Gracias a un Facebook de UKARG pude conseguir los dos siguientes libros;
-Cibotti, Emma; “Queridos enemigos”
-Bridger, Gordon; “Britain and the making of Argentina”
-Hobsbawm, Eric; “Historia del siglo XX” (más que nada contextual pero encontré referencias interesantes de la relación de ambos países)
http://argentina-rree.com/historia_indice10.htm ; Tomo X, Sección 1, Capítulo 48 – “Las relaciones económicas con Gran Bretaña en el período 1880-1930” y “Capítulo 49 - Las relaciones económicas con Gran Bretaña en el período 1930-1943”
https://es.wikipedia.org/wiki/Relaciones_entre_Argentina_y_el_Reino_Unido ; “Relaciones entre Argentina y el Reino Unido”
- Pigna, Felipe;
(http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/miscelaneas/gran_bretana_y_argentina.php ); “Las relaciones entre Gran Bretaña y la Argentina”

-Nadie tiene permitido tomar y mucho menos modificar mi obra. Tampoco descargarla y resubirla a este u otro sitio sin mi permiso-

No hay comentarios.: