jueves, 27 de noviembre de 2014

Gift - Chibi Cata


¡Hola Gente! 

 Subo otro regalo que debía, un chibi de http://CatitaGC.deviantart.com
Espero que te sirva para tu canal en YouTube ! Traté de que quedara igual al original en papel pero con colores más vivos, le modifiqué algunas pequeñas cosas y he aquí el resultado :) 
Espero que te guste Cata 

martes, 25 de noviembre de 2014

Gift - Pandaki - Feliz cumple Volga


¡Hola Gente! 

 Subo regalito que debo hace 3 meses! Más vale tarde que nunca,¿no? Es un dibujo especial dedicado a http://Volga64.deviantart.com . Te dibujé a tu hermoso Pandaki (aunque en algunas partes tuve que inventar porque no tenía referencias), espero que te guste mi regalito de cumpleaños, sos la mejor, te merecés esto y más por el aguante que me brindás siempre, así desaparezca por días, meses o más, siempre que vuelvo estás ahí dando lo mejor en tus comentarios.
 ¡Pandaki es super tierno!, sacalo de ahí antes de que se coma la mini-torta que dibujé xD

  Créditos/Credits 

 - Pandaki by http://Volga64.deviantart.com (hecho a base de Masaki-Kun) 
-PS Patterns Christmas by http://ashzstock.deviantart.com

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Pintura - Sin título III


"Sin título III" 
Acrílico sobre fibrofácil, arroz, arena e hilo sisal 
-- cm 
2011

domingo, 9 de noviembre de 2014

jueves, 6 de noviembre de 2014

APH OC FanFic - Un Attimo di Pace - Cap. 2: "Esto apenas es el principio"

Título: "Un attimo di pace" 
Capítulo: 2 (2/¿7?) - "Esto apenas es el principio" 
Género: drama - comedia - historia 
Personajes: APH - Feliciano/Lovino Vargas (Italia del Norte y del Sur) y Antonio Fernández Carriedo (España) by Himaruya Hidekaz 
APH OC - Eduardo (México) by Nadiezda [ http://nadiezda.deviantart.com ]
APH OC - Federico Conte (Argentina) by ByOkinuChan 
Clasificación: ATP 
Aclaraciones: -El título del fanfic está inspirado en la canción de un músico italiano llamado Eros Ramazzotti, seguramente lo deben conocer xD. 
 -Tomen este capítulo más bien como una introducción al fanfic 
-Ténganme piedad, es la primera vez que escribo un fanfic y además, uno tan largo. 
-Por último, quiero aclarar que este fanfic originalmente fue pensado como manga/doujinshi así que es lógico que al ser escrito algunas ideas no se hayan transmitido tal cual se las pensaba (esto es sólo cuestión de ir mejorando en la escritura creo yo) 
Acerca del formato del FanFic: -Cada capítulo va a ir acompañado de una canción que mantiene una conexión con lo que va a suceder en él
-Las referencias con números se encuentran al final de todo el capítulo. 
 Resumen: La historia se sitúa a fines del Siglo XIX en Argentina durante las olas inmigratorias europeas (principalmente italiana). En este capítulo Romano y Argentina intentan llevarse un poco mejor, sin que sepan que hay algo que los une, y esa razón va a aparecer de sorpresa en la casa. Antonio acompañado de México comparten un almuerzo con los 'dueños de casa'.
~
Leer capítulo 1 "Encontrarnos":
~


~

Capítulo 2: “Esto apenas es el principio”

[..] Me gustaría inventar un país contigo
para que las palabras como patria o porvenir, 
bandera, nación, frontera, raza o destino
tuvieran algún sentido para mí.
Y que limite al este con mil amigos, 
al sur con tus pasiones y al oeste con el mar,
al norte con los secretos que nunca te digo
para gobernarlos de cerca si los quieres conquistar.
Si tú también lo sientes, si a ti también te apetece,
no lo pienses, vámonos, ya somos dos.
porque no me das la mano y nos cogemos este barco
celebrando con un beso que hoy es hoy. […]

La casa donde el  “pequeño mocoso” residía era bastante grande, (sí, según Romano ese era el sobrenombre perfecto para aquel demonio, aunque más adelante lo iba a cambiar por el de ‘pequeño bastardo’ porque había momentos en los que le recordaba a España, sí, Romano a veces creía que era como un imán para atraer idiotas…). En un mismo ambiente se juntaban el living que, atravesando un gran arco de medio punto abierto se podía ir hacia  la cocina/comedor que también era bastante espaciosa. A un costado de la cocina se abría una pequeña puerta hacia el jardín de atrás donde había varios animales de campo que andaban libremente por el lugar. Detrás del comedor se abría una ancha escalera de madera que iba hacia un segundo piso donde se encontraban las habitaciones y el baño. Una era la del ‘pequeño mocoso’ y las otras dos eran para invitados.

A los Italia les sorprendió que ese pequeño viviera en una casa tan grande y espaciosa pero éste les contó que estaba acostumbrado a ese tipo de lugares. Cuando era colonia española vivía con mucha gente en una casa enorme. Luego, cuando formaron el Virreinato del Rio de La Plata se fue a vivir con dos de sus hermanos a otra casa, igual de enorme, pero apenas eran tres, y lo hicieron en un momento que no era el mejor debido a las muchas complicaciones que estaba teniendo el Imperio español.* Con el tiempo se fue acostumbrando a los grandes espacios, sabiendo que cada vez habría menos gente a su lado. Hasta que terminó en esa enorme casa él solo, también mencionó a Buenos Aires pero dijo algo así como que preferían vivir cada uno por su lado para evitar problemas y enfrentamientos.

En cuanto Argentina terminó su relato, Veneciano no pudo contenerse más y rompió en un ruidoso llanto, y esto hizo que tanto Argentina como Romano lo miraran de forma extraña. Entonces, Veneciano se detuvo y pidió disculpas. Tal vez le habría recordado a algún aspecto de su vida pasada o simplemente, su sensibilidad fue más fuerte que él.

Bien, los Italia se sentían confiados, es decir, después de todo parecía un buen chico y estaba muy abocado a crecer y hacerse  una nación fuerte, sin dudas no podrían haber caído en un lugar mejor. España tenía razón con haberles recomendado ir pero, ¿dónde estaba?  . Romano esperaba encontrarlo allí una vez que llegaran, no es que quisiera verlo, claro que no, pero le preocupaba un poco el hecho de que hacía un buen tiempo que no sabía nada de él y eso le hacía pensar que le había pasado algo, no sabía si malo o bueno, pero sin duda era algo que le llevaba tiempo, y mucho, como para que no se haya puesto en contacto con él aunque sea a través de una breve carta.
Argentina notó que Romano de vez en cuando se sentaba cerca de la ventana y miraba a través de ella  con una mirada entre reflexiva y melancólica. Decidió acercarse a él con intención de hacerlo sentir mejor, no vaya a ser que sus cocineros favoritos se frustren y se quieran ir de su casa, y sus deliciosas comidas ya no serían tan deliciosas.

        Che tano, ah sí, a partir de ahora te voy a llamar “tano” para distinguirte de tu hermano, ¿te gusta el sobrenombre que elegí? –
        No… y vete, tengo ganas de estar solo-
        Pero es un bonito sobrenombre, y muy personal-
        ¿Nunca escuchas, verdad?-
        No, mirá, tano significa ‘napolitano’ pero de forma corta, me di cuenta que eras de allá por tu acento, soy un genio con los acentos-
        Sabes, no me interesa hablar de acentos en este momen…-
        Además, los tanos tienen mal carácter y vos encajás perfecto con el estereot…-
        ¡Sal de al lado mío si no quieres que te golpee!- Lo dijo señalando  con el dedo índice el rostro de Argentina, haciendo que éste se pusiera visco tratando de mirar al dedo acusador
        ¡Fratello! – intervino Veneciano- es un niño, no golpearás a un niño y menos si nos está dando asilo en su casa, ve~-
        ¡Pero es insoportable, le digo que quiero estar solo y me sigue molestando arghh!-
        Bueno, bueno, cálmense todos, vamos a hablar de hombre a hombre- mencionó Argentina poniéndose serio
        ¿De hombre a hombre? ¿Ya viste tu estatura? Jaja, me alegra que tengas un lado bromista, pequeño bastardo.
Argentina se puso rojo pero de lo enojado que estaba, está bien, aunque no le llegara a los hombros a Romano, él sabía que era un hombre, con esa misma altura había declarado su independencia y se había enfrentado al Imperio español, también había combatido fervientemente contra Inglaterra y Francia, ¡juntos! en alguna oportunidad *(2). Es decir, tenía todo lo que necesita  para ser un hombre, no importa la altura, sino la personalidad y las acciones, o por lo menos eso le había dicho Francia en algún momento y él creía que tenía razón.
        Bueno, pero Francia dice que un hombre es…-
        No me interesa lo que diga ese tipo-
        …-
Luego de eso, Romano volvió a mirar por la ventana, dándole la espalda. Sin dudas se había encontrado con un tipo demasiado difícil para hablar. Veneciano, que había vuelto a la cocina a estirar una gran masa que parecía medir como un metro de largo, le había hecho un gesto con la mano para que lo dejara allí solo, pero Argentina que era tan terco como Romano, decidió encarar la conversación por otro lado, que dejaría en evidencia a Italia del Sur.
        ¿Qué es lo que te preocupa? ¿España te preocupa?-
Romano pudo ver, a través del reflejo de la ventana, la sonrisa maquiavélica que se dibujó en el rostro de Argentina enseguida que terminó de formular la segunda pregunta. Bien, este mocoso lo estaba sacando de las casillas…
        Sabes, ¿no tienes que ir a jugar por ahí con figuras de soldaditos o con mocosos de tu misma altura? -
         No, porque yo ya soy un hombre y no juego con esas cosas-
        Claro, claro, lo que tú digas, ¿por qué te empeñas en molestarme, no tienes otra cosa que hacer?-
        ¿Por qué evitás responderme la pregunta? – la sonrisa se dibujó de nuevo en su rostro
Romano lo miró escéptico, moviéndose varias veces en el lugar donde se encontraba sentado, se corrió hacia un costado, haciendo un lugar para que Argentina se sentara a su lado, y en voz baja le dijo;
        Sabes, con mi fratello hemos tenido que pasar por muchas cosas en muy poco tiempo, no me gustaría que él me viera triste y preocupado, así que prefiero no hablar de ciertas cosas – giró el rostro hacia la cocina- y además, hacía mucho tiempo que no lo veía así, tan tranquilo, haciendo lo que le gusta-
Veneciano se encontraba en la cocina, con la masa gigante, tarareando una canción en un tono de voz bastante alto y tirando la masa sobre su cabeza, lanzándola y atrapándola en el aire, digna maniobra de un malabarista. Entonces Romano, prosiguió;
        Como hermano mayor debo asegurarme de que él esté bien. Pasamos mucho tiempo separados el uno del otro, y ahora que nos volvimos a encontrar no queremos separarnos de nuevo, por eso decidimos venir juntos aquí y además, teníamos la obligación de acompañar a los contingentes de italianos que vinieron, una vez asentados aquí la responsabilidad pasará a ti-
        Ya veo, pero, insisto, si querés saber de España, él está en este continente pero bastante lejos, está en la casa de México, haciendo lo mismo que ustedes, te digo porque me han llegado varias cartas de parte de México quejándose de él, y son muy divertidas de leer jaja- *(3)
        Ese idiota, al lugar que va, hace desastres. Entiendo perfectamente cómo se debe sentir México-
        No creo que sea tan malo, aunque yo no me lleve del todo bien con España en este momento, no creo que sea tan malo tenerlo en mi casa, en el caso de que sucediera-
        En verdad, tú que lo conoces, me sorprende que digas eso, yo conviví durante mucho tiempo con él y creo que es insoportable-
        Bueno, para ser sincero, Antonio nunca me prestó mucha atención que digamos, de hecho creo que apenas sabía que existía, yo no era nada importante para él por lo tanto no lo veía casi nunca, y cuando venía no estaba por mucho tiempo…-
Romano vio cómo el rostro de Argentina se iba transformando de alegre a triste en cuestión de segundos, se sintió mal por haber hecho ese comentario pero en verdad desconocía la relación entre esos dos. Entonces, antes de que pudiera comentar algo, Argentina se recuperó…
        Como sea, igual creo que España es un idiota, me da lo mismo si no me quiso porque no tenía oro, yo no lo quiero a él porque es un idiota, y siempre lo va a hacer-
A Romano se le iluminó el rostro;
        Bien, entonces podemos concluir la conversación en que nos vamos a llevar mejor de lo que pensaba, yo también creo que es un idiota, y nada hará que cambie de opinión.
        Mmm que feo que hablen así de nuestro invitado, ve~- Veneciano apareció por detrás de ellos de un momento a otro, haciendo que pegaran un salto, de hecho el susto se les fue cuando se dieron cuenta de lo que había dicho.
        ¿A qué te refieres con ‘invitado’? Es decir, no habrás sido tan idiota de invitarlo a comer, ¿o no?
En ese preciso momento en el que Romano terminaba de formular la pregunta, mirando fijamente a Veneciano, alguien llamó a la puerta.
~

La cara de Romano lo decía todo, y para colmo lo habían sentado justo enfrente de España. La sonrisa de España contrastaba con su cara de pocos amigos.
        ¡Oh Roma! Me alegra verte después de tanto tiempo, para ser sincero te he extrañado mucho-
Y ahí estaba  España, siempre era bastante directo al hablar, he incluso habían existido ocasiones en las que se había metido en problemas por no medir sus palabras. Romano lo conocía bastante bien, y este aspecto del español lo ponía un poco…inquieto.
        Qué bueno porque yo no. De hecho no me interesa, sólo pensé ‘ese idiota debe andar por ahí, siempre tiene mucha suerte así que no creo que le pase nada malo’
        Eso no es precisamente lo que me dijiste a mí- agregó Argentina metiéndose en la conversación.
Argentina estaba sentado en la cabecera (como buen dueño de casa), lo miró a Romano y éste le devolvió una mirada que lo invitaba a callarse pero claro, tratándose de Argentina esto era poco factible.
        Él se sentía un poco mal porque no sabía nada de vos, y tampoco quería preocupar a Feli pero yo me encargué de contarle dónde estabas y qué estabas haciendo así que-
        ¡Deja de hacer eso!- Romano perdió la paciencia
        ¡Shh! Aquí viene la fuente de spaghettis al estilo de Feli- canturreaba Veneciano de forma alegre cortando la anterior conversación que se estaba tornando un poco, ¿dificultosa?
        ¡Oh dios mío! Una pasta, ¡y tiene muy buen aspecto! Por fin haces algo bueno por mí, trayéndome te has ganado varios puntos a tu favor- dijo México dirigiéndose a España
España no había ido solo, había ido acompañado de México, porque estaba claro que no podía ir a comer esa deliciosa pasta sin llevarlo o sino México no lo dejaría entrar más a su casa.
El tema de la hombría quedó de lado, cuando, Argentina elevó su plato hacia el lado donde estaba Veneciano alegando que le debía servir primero porque era el dueño de casa, eso lo hizo enfrentarse con México, que estaba sentado enfrente de Veneciano, el cual alegaba que debían servirle primero a los invitados y asomaba su plato sobre el rostro de Veneciano.  A éste último le parecía simpática la actitud de ambos jóvenes, pero no podía decidirse por cuál empezar. España se reía al ver la situación y a Romano le parecía patético, es decir, eran dos niños peleándose para ver a quién le servían primero, no había nada más inmaduro que eso, sin duda la próxima vez que discutiera con Argentina sobre lo de ser hombre le iba a echar en cara esa situación.
España rompió con la discusión;
        ¿Podríais dejar de discutir por eso? Feli le servirá primero al más viejo, o sea yo.
        Alcánzame tu plato Antonio- Veneciano se sentía aliviado de que lo hayan liberado de dicha presión.
Se trataba de un almuerzo bastante ruidoso. Argentina se veía envuelto en imágenes de su pasado colonial, de cuando convivía con los otros latinoamericanos, nunca habían tenido una comida igual que la otra, pero en lo único en que habían coincidido es que todas habían sido igual de ruidosas. Se sintió agusto con esa situación, siempre le habían gustado esos ambientes ‘familiares’, si es que se podía aplicar el término. Por otro lado, otro que estaba contento era España, le gustaba estar rodeado de países a los cuales él conocía desde pequeños, también le gustaba ese clima de confianza que se había formado entre los hermanos Italia y Argentina, de hecho lo que más le sorprendía era que más allá de las pequeñas diferencias en las conversaciones, Argentina y Romano no se llevaban del todo mal. No sólo con Veneciano sino que también con Argentina adoptaba una actitud de ‘hermano mayor’ e incluso le llegaba a acomodar el repasador sobre su cuello para que no se manchara la ropa. Ese detalle hizo que quedara mirando a Romano de forma algo ‘embobada’, cosa que éste se dio cuenta en cuestión de segundos e hizo que se sonrojara.
Argentina se dio cuenta enseguida de esta situación y no hizo más que empeorarla con sus palabras.
        España dejá de mirar a Romano así, parece que te lo vas a comer con la mirada. Tano no intentes disimular y taparte con la servilleta, la cara roja como tomate se te nota igual.
El apodo de ‘pequeño bastardo’ se lo había ganado bien. El comentario hizo que España pusiera cara de no entender la situación y Romano frunció el ceño, aún con la servilleta tapándole la mitad de la cara con la cual intentaba simular que se limpiaba la cara, pero éste enseguida  le hizo una seña, muy, muy sutil a Argentina, pasando su mano por el cuello de forma amenazante.
Pero lo peor de todo es, cuando alguien más decidió intervenir. A México le parecía divertida la situación así que decidió brindar su propio aporte.
        España no deja de hablarme de ti, que ‘Romano esto, Roma lo otro’, es insoportable, deberían tomarse un barco juntos, e irse solos a alguna isla desierta o algo.- se dibujó una sonrisa picarona en su rostro que nadie pudo pasar por alto.
Argentina y México cruzaron miradas como felicitándose el uno al otro por lo dicho. Veneciano se dio cuenta de lo que estaba pasando y decidió romper con la tensión.
        I-iré en busca del postre. México, Argentina acompáñenme no podré traer todas las porciones yo solo.

Veneciano se levantó haciendo mucho ruido con la silla, aunque su intención había sido evitarlo. Luego, cuando llegó a la cocina pensó que tal vez había hecho mal en dejar a esos dos solos, pero a pesar de ello igual decidió quedarse allí y hablar seriamente con los dos jóvenes que habían provocado esa situación tan incómoda.
        Bueno, saben, sería mejor sino hicieran ese tipo de comentarios. Es que están alterando los nervios de esos dos, sobre todo los de mi fratello, ve~.-
        Pero es divertido, ¿viste la cara que puso el tano? – dijo Argentina girándose hacia México
        Jaja, sí, parecía que hubiese visto un fantasma-
        Bambinos, miren, no es bueno burlarse de esa forma de otros países. Al ser países hay cosas que son más difíciles que si fueras un humano. Muchas veces se sufre el doble y no tienes una solución concreta para ese problema- Veneciano intentaba explicar acompañando sus palabras con gestos pero parecía inútil
        Hablame en criollo* Feli, porque no entiendo (4)-
        Yo tampoco entiendo, ¿ a qué haces referencia exactamente, Italia?- preguntó México
        Bueno, cuando una persona gusta de otra, aunque la otra persona no lo sepa no es tan difícil establecer un contacto, con un simple diálogo se puede llegar a muchas cosas, pero cuando un país comienza a tener sentimientos por otro país la situación no es tan fácil como quisiera. Es decir, somos naciones, no podemos tener ese tipo de sentimientos, a veces es mejor evitarlos, porque sería muy difícil concretarlos, ¿no creen?- Veneciano sonrió afablemente esperando que los jóvenes países entendieran
        Feli, ¿a vos te gusta alguien?-
        Bueno, en este preciso momento no, pero hace mucho, mucho tiempo, sí. Fue cuando era muy pequeño y nunca más lo volví a ver ya que él…no existe más.
Luego de haber escuchado esa respuesta se produjo un silencio incómodo. Veneciano pareció perderse en sus pensamientos mientras que, tanto Argentina como México comprendieron un poco más a lo que se refería Veneciano. Es que si bien ellos podían tener sentimientos como si fueran humanos, era claro que no podían ir mucho más allá de esos sentimientos.  Los humanos nacían, crecían y morían, podían estar con la persona que quisiesen toda su vida, podían establecerse y formar familias, lo podían todo porque su vida era corta y finita. Pero ellos eran países, y si bien, se alimentaban de todos esos sentimientos que les aportaba su gente, tenían otras responsabilidades y objetivos, distintos intereses (políticos, económicos, entre otros…) por los que existían y no poseían toda esa libertad como un humano de tomar decisiones personales. Porque sus acciones involucraban a muchas personas. Podían querer, e incluso enamorarse de otro país pero no se podía concretar nunca, salvo en raras ocasiones a través de compromisos políticos formales *(5). Eso no quitaba la idea de que algunos países tuvieran aferes entre sí, pero generalmente, no duraba más que unos cuantos años. Sin duda alguna, tanto Argentina como México al pasar el tiempo lo comprenderían mejor, a través de sus propias experiencias.

        Bueno, alégrense todos, ¡ya llegó el postre de Feli!- Veneciano derramaba alegría por doquier.
Argentina le sirvió el plato a Romano, y México hizo lo propio con España, tal vez eso lo tomarían como un gesto para apaciguar la situación que se había generado.
        Vaya, muchas gracias México, esto se ve delicioso Feli, no puedo esperar más para probarlo- España volvió a su buen humor
        Grazie Argentina, hmm- Dijo Romano en voz baja no del todo convencido
        Bien, comiencen, ¡que así de bien como se ve, es su sabor! Ve~-
El postre transcurrió casi en silencio, el único que parecía animado para hablar y comer al mismo tiempo era España, mientras que Argentina intervenía para acotar algo de vez en cuando, el resto se concentraba en lo que tenían en su plato. Al terminar, Argentina decidió ir a poner en funcionamiento su fonógrafo*(6) girando una manivela, una canción que había grabado recientemente comenzó a sonar de manera paulatina. Él se sentía orgulloso de tenerlo ya que no existían muchos por ese lado del mundo, era una reciente invención de un yankee alocado y él había decidido comprar uno para ver de qué se trataba esa cosa. Bueno, la música era una de sus pasiones, pero no le había dado mucho crédito a la persona que le había comentado por primera vez sobre un aparato que grababa música, hasta que lo compró y lo oyó con sus propios oídos.
A todo esto, todos voltearon a ver de qué se trataba esa voz de mujer que salía de un aparato con forma extraña. Romano lo miraba fijamente y le hacía varias preguntas a cada rato. Argentina las respondía una por una hasta que Romano le preguntó acerca del valor adquisitivo de esa cosa, Argentina le respondió como en las preguntas anteriores pero todo el mundo calló de repente. Menos Romano, siempre alguien tenía que comentar algo.
        Espera, ¡¿me estás diciendo que esa cosa te salió ese monto?!-
        Sí, ¿por qué? ¿qué tiene de malo? A mí sólo me daba curiosidad y como me gusta la música por eso lo compré- sonrió mirando concentrado el aparato y tratando de oír el sonido que salía de él.
        ¿E-eso quiere decir que tienes mucho dinero? Si tienes mucho dinero, ¡¿por qué diablos andas vestido como un pordiosero?!-
        No ando vestido como un pordiosero, son mis ropas de trabajo de campo ¡y no te voy a permitir que las insultes!
        Bueno, bueno, calmaos ambos, por cierto, bonito aparato Fede, pero creo que no vamos a poder terminar de escuchar la hermosa canción ya que debemos irnos, digamos que el camino de vuelta es un poco largo y no queremos que nos tome por sorpresa la noche.
        Pero si apenas son las tres de la tarde- Dijo Romano, entendiendo que para él era demasiado temprano como para que ya se fueran
        ¡La tres de la tarde! Es hora de la siesta fratello, ve~-
Eso hizo que Romano cambiara de opinión de forma estrepitosa.
        Ah, bien, es hora de irse, los dueños de casa deben ir a dormir la siesta, y tú – mirando a Argentina que parecía estar hipnotizado por el aparato- apaga esa cosa sino no podremos dormir-
        Me salió muy caro, así que terminen de escuchar la canción- Argentina hizo un puchero y miró a España
        Tranquilo tío, esperaremos a que termine la canción y luego nos vamos, no pongáis esa cara porque tomaré esas mejillas regordetas entre mis manos- dijo España con una leve sonrisa, moviendo los dedos de sus manos
Argentina lo miró con desconfianza y luego le sacó la lengua como respuesta a ese dicho.
~

Al finalizar la canción, todos se pararon de sus asientos y se dirigieron hacia la puerta de salida. México saludó a todos, y le dijo a Argentina que tenía ganas de volver en otro momento, pero primero él debía ir a visitarlo a su casa, ese sería el trato, lo que el propio México desconocía era que la situación en su casa se iba a tornar dificultosa en un futuro no muy lejano *(7). Por otro lado España se estaba dando un gran abrazo con Veneciano, al cual agradecía de forma muy efusiva su deliciosa comida y postre. Comer los platos de Veneciano siempre lo había hecho feliz, Veneciano tenía muy buena mano para la cocina, eso no lo podía negar. Romano se encontraba de brazos cruzados y parecía un poco ofuscado, pero enseguida cambió la expresión de su rostro cuando España se abalanzó sobre él, diciéndole algo en voz muy baja al oído, Romano se sonrojó y lo apartó con los dos brazos, empujando lejos a España.
        ¡Eres un idiota bastardo, siempre lo fuiste y lo seguirás siendo!-
España largó una carcajada, y Romano ya no podía más de lo rojo que estaba, lo que no se sabía bien es si era de vergüenza o de enojo. Argentina y México interrumpieron su despedida para mirar la escena que se estaba llevando a cabo a su lado, esto hizo que Argentina  girara de nuevo hacia México y le dijera de forma seria;
        Procuremos no ser tan idiotas como ellos cuando seamos un poco más grandes, ¿si?
México asintió de forma decidida, coincidía con la opinión de Argentina. Se dieron un abrazo final y México comenzó a caminar, gritándole a España de que ya debían irse. España seguía tratando de convencer a Romano de que no era tan malo lo que le había dicho pero parecía inútil el esfuerzo, ni modo, le dio un beso en la mejilla y se alejó rápidamente antes de que el sureño le asestara un golpe certero en el rostro.
Argentina miró toda la situación; el beso, el puño de Romano dándole al aire, el correteo de Antonio para esquivar el golpe, y deseó en ese momento, no ser tan ridículo dentro de un par de años cuando tenga sus ‘edades’, en verdad no lo deseaba y también se puso a pensar que a partir de ese momento las cosas no iban a ser igual que antes, definitivamente no lo serían.



Siguiente Capítulo:

Aclaraciones:

*Se refiere a que en el momento de la creación del Virreinato del Rio de La Plata estaban sucediendo muchas cosas, una de ellas eran los constantes enfrentamientos entre España y Portugal que amenazaban con los límites de las colonias españolas. Otra razón eran Francia e Inglaterra que siempre estaban rondando por los territorios, todo esto sumado a los problemas internos en cuanto a comercio y distancia que tenía el Virreinato del Perú. El Virreinato del Rio de La Plata se creó por varios motivos muy diversos, y para reforzar la seguridad de las colonias aunque eso terminó derivando más adelante en las guerras independentistas. Este virreinato fue el último en ser creado y duró apenas 38 años.

*(2)  El 20 de noviembre de 1845, siendo el general Juan Manuel de Rosas responsable de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina, tuvo lugar el  enfrentamiento con fuerzas anglofrancesas conocido como la Vuelta de Obligado, cerca de San Pedro. La escuadra anglofrancesa intentaba obtener la libre navegación del río Paraná para auxiliar a Corrientes, provincia opositora al gobierno de Rosas. Esto permitiría que la sitiada Montevideo pudiera comerciar tanto con Paraguay como con las provincias del litoral. El encargado de la defensa del territorio nacional fue el general Lucio N. Mansilla, quien tendió de costa a costa barcos “acorderados” sujetos por cadenas. La escuadra invasora contaba con fuerzas muy superiores a las locales. A pesar de la heroica resistencia de Mansilla y sus fuerzas, la flota extranjera rompió las cadenas y se adentró en el Río Paraná. […]

*(3) Hacia el último tercio del siglo XIX la migración de europeos hacia América entró en una etapa de movilización masiva que se prolongó hasta 1930. Dentro de este trasvase continental el ingreso de españoles a México coincidió con el régimen de Porfirio Díaz (1876-1880 y 1884-1911), lapso durante el cual alcanzó las cifras más altas. El arribo tanto de españoles como de otros colectivos foráneos tuvo a su favor las condiciones de “orden, paz y progreso” que empleó la administración  Díaz, que incidió en el desarrollo económico del país, y que por ende estimuló la llegada de inmigrantes y sus aspiraciones de integrarse a los beneficios que ello conllevaba […] (http://www.aemic.org/assets/articulos/46/original/Mart%C3%ADn_P%C3%A9rez_Acevedo_AEMIC_2.pdf?1273220880 ) –“La presencia española en México, 1821-1930.Un recuerdo historiográfico. Del porfiriato a la revolución mexicana” -Pág 145-

*(4) “Hablame en criollo” = hablame con palabras que te pueda entender

*(5) Por ejemplo el Imperio Austrohúngaro (1867-1919), en la serie Hetalia World Series Hungría menciona que estuvo casada cuando era más joven, se lo dice al mismo Veneciano. Lo importante en este hecho histórico es que ambos estados, tanto Austria como Hungría tenían el mismo estatus por eso se lo llamó ‘Compromiso Austrohúngaro’.

*(6) El fonógrafo fue el primer aparato capaz de grabar y reproducir sonido representando todo un adelanto, Thomas Alva Edison anunció la invención de su primer fonógrafo, el 21 de noviembre de 1877 […]

*(7) Revolución mexicana (1910-1920)


domingo, 2 de noviembre de 2014